Llegada a meta: 2:57:39

Mis carreras de 2014. Un gran año

Bueno, pues ahora que quedan menos de 20 días para acabar el 2014, es buen momento de hacer balance del que, sin duda alguna y hasta la fecha, ha sido mi mejor año deportivamente hablando.

Como bien saben ya los que en un momento u otro se han dado una vuelta por el blog, me gusta mucho analizar las cosas, tanto antes como después. Me gusta tener las carreras (sobre todo las de montaña) analizadas en cuanto a números mucho antes de estar en la línea de salida, y después, al acabar, también me gusta analizar cómo ha ido todo. No es mejor ni peor, simplemente es mi método y a mí me funciona bien, así que como se suele decir, lo que funciona es mejor no tocarlo.

Hay quien pueda pensar que el número de carreras es exagerado, que estoy desgastando mi cuerpo y físico innecesariamente, pero creo, personalmente, que han estado muy bien elegidas salvo un par de errores muy puntuales a principio de año. El kilometraje total del año no ha sido para nada, excesivo. Es más, el total, como podréis ver a continuación en las imágenes, ha sido bastante “normal”, casi por debajo de la media de gente que prepara ultras. Al final han sido algo más de 900 kilómetros en carrera (con 29500 metros de desnivel positivo) y algo más de 700 kilómetros en entrenamientos, por lo que durante este 2014 he hecho unos 1600 kilómetros (contando todo lo que he hecho, tanto carrera a pie, como algo de natación a final de año y algo de bici para preparar el triatlón de verano).

Carreras y kilómetros este 2014 (la velocidad máxima se ha vuelto loca jajaaj)

Carreras y kilómetros este 2014 (la velocidad máxima se ha vuelto loca jajaaj)

Creo que en este 2014, y con la ayuda de mi entrenador Vicente Úbeda, he dado un salto importante en cuanto a calidad de kilómetros se refiere. Creo que el periodo de adaptación de cada persona a “su” distancia es algo con lo que hay que contar, y la verdad, que yo este año me he encontrado muy cómodo en las carreras que han sobrepasado los 70-80 kilómetros de distancia.

En montaña hemos corrido varios ultras -con un 2º puesto incluido en uno de ellos- (3 de más de 100 kilómetros) y en asfalto, casi sin ser el objetivo a principios de año, hemos conseguido bajar de 3 horas en maratón (2:57 en Valencia), así que estoy muy contento por todo ello.

Aquí va un pequeño resumen cronológico y alguna mini crónica de las carreras que he hecho este 2014, ordenadas por mes y fecha, con sus kilómetros y desniveles y el tiempo de la prueba. Han sido 26 carreras en total. Muchas de montaña, algunas de asfalto y hasta mi debut en el triatlón (Gómez Noya puede estar tranquilo, tengo que mejorar muchas cosas ahí, jajajaj).

ENERO

4/1: VII San Silvestre Villenera (5’5K) 23’33”

Primera carrera del año y debut como equipo oficial del Trail Villena. Estrenando equipación. Carrera muy bonita como siempre pero bajo un diluvio en la primera media parte de la carrera.

Trail Villena (estreno equipación 2014)

19/1: XXV Medio Maratón Santa Pola (21’097K) 1h23’52”

Sin demasiada preparación llegábamos a Santa Pola y el objetivo era estar en torno a 1:25, y bajo otro diluvio desde el kilómetro 9, conseguimos entrar en el tiempo que habíamos previsto y encontrándonos bien al final.

Crónica: https://flacovillena.wordpress.com/2014/01/20/corriendo-y-disfrutando-bajo-la-lluvia/

25/1: V Cross Nocturno “Giménez Ganga” (7’5K) 29’33”

Aquí está el primer error del 2014. No sé ponerme un dorsal y salir a disfrutar. Si me pongo un dorsal salgo a darlo todo y teniendo carrera al día siguiente y siendo ésta por la tarde, una de las dos no podía ir bien, así que las piernas sí funcionaron aquí pero no al día siguiente en Monóvar.

26/1: 1ª Carrera Liga FEMECV – IX Carrera de montaña “Serra del Coto” (22K, 1200+) 2h41’03”

El error de correr al 100% la tarde-noche de antes en Sax lo pagué carísimo en el debut de la Liga de Carreras por Montaña. Además de que era el primero contacto con la montaña en este 2014, las piernas no iban para nada y tuve un pajarón espectacular desde el kilómetro 9, sin disfrutar casi hasta el final de la prueba. De todo se aprende.

IX Carrera de montaña "Serra del Coto" (26/1/2014)

IX Carrera de montaña “Serra del Coto” (26/1/2014)

Crónica: https://flacovillena.wordpress.com/2014/01/28/doble-racion-de-carreras/

FEBRERO

9/2: 2ª Carrera Liga FEMECV – Carrera de montaña Almenara (22K, 1100+) 2h37’50”

Mucho mejor de sensaciones que en la 1ª prueba de liga. Carrera bastante técnica en determinados momentos pero en la que me fui encontrando cada vez mejor y acabando con muy buenas sensaciones al llegar a meta.

Llegada carrera Almenara (9/2/2014)

Llegada carrera Almenara (9/2/2014)

23/2: XXX Maratón de Sevilla (42’195K) 3h24’10”

Pocas veces se puede decir que se disfruta de una maratón, pero en Sevilla lo hice desde principio a fin. Hasta el kilómetro 30 haciendo de liebre a mi amigo Adrián (vino desde Suecia solamente para correr la maratón) para intentar bajar de 3:30, pero al ver que no llegaba y se quedaba sin gasolina decido seguir para delante y acabo muy bien y muy contento por las sensaciones con las que lo he hecho.

Foto 24-02-14 09 09 31

Crónica: https://flacovillena.wordpress.com/2014/02/27/disfrutar-corriendo-correr-disfrutando-xxx-maraton-de-sevilla/

MARZO

2/3: 3ª Carrera Liga FEMECV – Tavernes de Valldigna (22’7K, 1200+) 2h54’13”

La mejor carrera de la Liga de las 3 que la componen. Salió todo justo como debía salir y como lo había planteado. Corriendo de menos a más y acabando muy bien y con muy buenas sensaciones.

Tavernes (Km 11)

Tavernes (Km 11)

Aquí la crónica del blog de las 3 carreras de la Liga: https://flacovillena.wordpress.com/2014/03/03/liga-de-carreras-por-montana-femecv-2014/

15/3: I The North Face Alhárabe Trail Race -Moratalla- (70K, 3000+) 10h05’14”

Primer ultra de 2014 y gran carrera. Hasta el kilómetro 35 corriendo solo, regulando y justo desde ahí con otros 3 compañeros del Club, para acabar la carrera todos juntos con una satisfacción enorme por ser finishers de la prueba. Últimos kilómetros duros con una buena subida y una bajada rápida.

Foto 15-03-14 17 33 05

Crónica: https://flacovillena.wordpress.com/2014/03/17/cuando-lo-individual-se-transforma-en-equipo/

ABRIL

6/4: Medio Maratón Villa de Madrid (21’097K) 1h43’33”

Carrera para disfrutar y así fue. Saliendo con los @Drinkingrunners al final de todos los corredores y haciendo los 10 primeros kilómetros con ellos, a un ritmo muy muy tranquilo (por encima de 6’/km) para correr por sensaciones los últimos 11 de carrera, sin reloj, simplemente disfrutando del asfalto y de correr sin dolores.

Foto cortesía de Shin

Foto cortesía de Shin

Crónica (con vídeos): https://flacovillena.wordpress.com/2014/04/10/medio-maraton-de-villa-de-madrid-2014-con-los-drinkingrunners/

MAYO

17/5: CSP115 – Campeonato de España de Ultra Trail (118K, 5120+) 20h58’29”

Primera carrera de más de 100K y finisher de la misma. Grandísima carrera en compañía de Seba (fue un lujo poder compartir las casi 21 horas de carrera a su lado). Ya se puede decir que soy oficialmente el 150 mejor corredor de ultra de España, ya que esto era Campeonato de España de Ultra Trail, jajaja.

Dorsal mágico

Dorsal mágico

Crónica: https://flacovillena.wordpress.com/2014/05/21/la-victoria-moral-existe/

25/5: XV Pujada al Montcabrer (19K, 955+) 2h04’48”

Quizá esta carrera podría ser el segundo y último error del año, pero no toda la carrera. Me faltó gasoilna en los últimos 5 kilómetros. Lógicamente no estaba todavía recuperado del esfuerzo de la semana de antes en Castellón, pero bueno, se disfrutó mucho de una carrera muy bonita hasta que quedó gasolina.

IMG_6546

JUNIO

8/6: VI Subida a la Casica del Guardia (17K, 285+) 1h22’37”

Siempre es muy bonito correr en casa y la Subida a la Casica no iba a ser menos. Disfrutando mucho durante todo el recorrido y acabando en los puestos de delante. Entrando a meta en un sprint durísimo que todavía recuerdo y me saca la sonrisa.

10460826_10202058999741095_8880989670525123046_o

14/6: Triatlón Super Sprint Ibi (300m-10K-3K) 46’26”

Mi debut en el mundo del triatlón. Cosas a mejorar-aprender: 1) Hay que preparar mejor la natación para no morir en los últimos 50 metros. 2) No volver a competir en asfalto con bici de montaña, jajajajaj (no había otra, así que tampoco tenía muchas más opciones). 3) Entrenar las transiciones bici-carrera para que los gemelos no se me suban hasta el culo en los primeros 400 metros de carrera, jajaaj. Pero en líneas generales, un debut muy positivo conociendo un deporte que siempre me ha parecido atractivo.

Triatlón super sprint Ibi

Triatlón super sprint Ibi

JULIO

5/7: Trailwalker 100K Madrid (103’5K, 1800+) 15h13’07”

Carrera por equipos de 4 personas, donde los 4 componentes debían llegar a meta juntos completando todos los 100 kilómetros de la carrera para poder entrar en clasificación. Cuál fue nuestra sorpresa que desde el kilómetro 25 nos pusimos terceros de la carrera y en el kilómetro 66 los que iban segundos tuvieron un abandono y ya no podían optar a clasificación general (abandonando después otro corredor de ese equipo). Al final entramos en meta segundos. Una experiencia muy buena en compañía de 3 magníficos corredores como son Arturo, Mario y David.

Trailwalker 100K Madrid 2014

Trailwalker 100K Madrid 2014

AGOSTO

9/8: Trail Nocturna “Camins de Cabres” -Genovés- (22’9K, 1226+) 3h08’07”

En carreras “cortas” ha sido una de las mejores que he hecho, entrando 8º de la general (a pesar de haberme perdido durante 8-10’ aproximadamente). Carrera nocturna con mucho calor y tramos técnicos en los que no se podía correr demasiado.

Meta "Camins de cabres"

Meta “Camins de cabres”

23/8: Sector a pie Triatlón por Equipos -Villena- (4’34K) 17’00”

Fuimos terceros por equipos mixtos. Gran nadadora (Estrella), excelente ciclista (Álvaro) y yo corriendo, dándolo todo hasta el final.

Triatlón Villena 2014

30/8: Sector a pie Triatlón por Equipos -Onil- (6’95K) 27’00”

Magnífico equipo que hicimos para este triatlón de relevos, con Carlos Soler en la natación y Juan Domene en la bici. Una gran sensación estar en la carrera el primero y llegar el primero a meta  corriendo mucho y bien (aunque luego por compensación de tiempos fuéramos segundos de la general).

SEPTIEMBRE

3/9: XXXIV Cross Nocturno Ciudad de Villena (6’2K) 23’24”

Creo que es la carrera que a todo villenero nos gusta correr. Muchísimo ambiente en las calles y la gente sin parar de animar. Este año con recorrido nuevo, que se hace igual de duro que los otros porque siempre se sale a tope.

IMG_7636

14/9: Desafío Lurbel “La Sagra” (42’1K, 2500+) 6h53’32”

Ya me ganó La Sagra hace 2 años cuando la carrera era de 28K, y este año creo que estuvimos empatados, porque por momentos, estuvo a punto de darme un disgusto y dejarme en la estacada, pero al final pude sobreponerme y acabar bien una prueba dura, que a priori no parece tanto pero una vez te metes en carrera ves que no pasan los kilómetros y el calor siempre hace acto de presencia.

189_02_030626000

27/9: Ultra Trail Bosques del Sur -Cazorla- (125K, 4000+) 19h31’26”

Creo que es la mejor carrera de montaña que he hecho hasta la fecha. Me encontré de piernas perfecto hasta la línea de meta, pudiendo incluso apretar en los últimos 5 kilómetros.

Ésta carrera era uno de los objetivos a principios de año para poder conseguir los 3 puntos que faltaban para completar los 8 que dan acceso al sorteo del UTMB 2015, así que doble satisfacción por ser finisher y por conseguir los puntos necesarios.

Finisher UTBS 2014 (19:31)

Finisher UTBS 2014 (19:31)

Crónica: https://flacovillena.wordpress.com/2014/10/01/125-kilometros-para-un-sueno/

OCTUBRE

5/10: La Solana Trail -Beneixama- (18’5, 600+) 2h43’21”

Simplemente a disfrutar, acompañando a la gente que empezaba y yendo muy tranquilo, recuperando piernas de la semana anterior en Cazorla, pero siendo al lado de casa y una carrera tan bonita, no se puede dejar de ir.

19/10: III Carrera por montaña “Virgen del Remedio” -Petrer- (15’5K, 533+) 1h21’33”

Carrera con un par de subidas duras pero muy rápida. Las piernas no tienen la chispa necesaria para estas carreras tan cortas todavía ya que siguen un poco en modo “ultra” y les cuesta ponerse activas tan rápido.

299_75_012132001

26/10: XXIX Volta a la Foia (27’5K, 280+) 1h54’01”

Punto de inflexión para ver que era capaz de aguantar el ritmo de sub 3 horas en maratón, y así fue. Aguantando muy bien con Iván hasta el kilómetro 11 y luego manteniendo el ritmo hasta meta. Lo mejor de la carrera, poder cruzar la línea de meta con Erick. Eso supera cualquier marca, medalla o registro que pueda conseguir.

IMG_0367

NOVIEMBRE

8/11: Desafío Lurbel “Aitana-Puig Campana” (40’8K, 2550+) 7h28’39”

El objetivo era disfrutar de esta magnífica carrera y no desgastar demasiado ya que la semana siguiente corríamos en Valencia. Al final se cumplió esa premisa y tanto Tony, como Vicente como yo disfrutamos mucho de la carrera y entramos los 3 juntos en meta después de haber compartido todos los kilómetros desde la salida.

IMG_7737

16/11: Maratón de Valencia (42’195K) 2h57’39”

Ha sido la guinda del pastel. La culminación de un año espectacular en cuanto a resultados y Valencia no podía ser menos. Tenía la espinita de 2012 cuando se me fue bajar de las 3 horas por 2 minutos y poco (3:02:25) y este año me la pude quitar, y además, acabando muy muy bien y con unas sensaciones espectaculares en el 98% de la prueba (salvo del 32 al 34). Las lágrimas de emoción sobre la alfombra azul no las voy a olvidar nunca.

Crónicahttps://flacovillena.wordpress.com/2014/11/18/valencia-que-rapida-eres/

DICIEMBRE

7/12: Carrera por montaña “Sierra de Chiva” (61K, 3000+) 8h25’02”

Última carrera del año y otro ultra más al bolsillo. Sabía que podía pasar y así fue. Desde el 23 con rampas y calambres ya que no había acumulado todos los kilómetros que me hubiera gustado después de la Maratón de Valencia, pero aún así, muy contento con el resultado en una carrera muy rompepiernas donde las continuas subidas se compensan con bajadas y llanos para poder correr mucho. Seguro que el año que viene volvemos.

IMG_0303

“Felicidad”, definición gráfica

¡Nos vemos en 2015 haciendo más kilómetros! (Y esperando que SS.MM. los Reyes Magos se esperen al 14 de enero para traer como regalo la inscripción al Ultra Trail du Mont Blanc)

Jornada de limpieza Sierra La Villa

Trail Villena

A todos los que nos gusta disfrutar de la montaña nos apetece encontrarla limpia y con la mejor de sus caras. El Trail Villena pensó que debía aporta su granito de arena, y que mejor forma que limpiar toda la basura que esa gente que no respeta ni cuida el entorno tira al suelo sin pensar todo el daño que esta ocasionando.

A las 8:30 de la mañana y para coger fuerzas a todos las personas que fueron a limpiar se les invito a un chocolate caliente y bizcocho.

Espernado el chocolate

Despues de llenar la barriga a trabajar duro

Una vez con la barriga llena y con energía para trabajar duro se hicieron grupos para intentar cubrir el mayor terreno posible y así poder limpiar la máxima zona posible.

grupo1grupo2grupo3

Después de unas cuantas horas de trabajo este ha sido el resultado. Un remolque y 4 contenedores llenos de basura.

contenedorcontenedor4

Desde el Trail Villena queremos agradecer a todas las personas que…

Ver la entrada original 47 palabras más

Valencia: ¡qué rápida eres!

Pues hoy voy a empezar mi crónica al revés, así que lo primero de todo, los agradecimientos: a Sandra, por las fotos, los ánimos, los vídeos durante la carrera, el aguantarme la noche de antes, la de después de correr, durante los entrenamientos, lesiones, días buenos, malos y otros peores. Por saber que lo podía conseguir y ser la que se pone nerviosa de los 2.

A mis padres y mi hermana y mis tíos (que sin saber que estaba corriendo me vieron en el 32) porque aunque desde casa, sé que animaron como los que más y estaban nerviosos esperando mi llegada.

Todo preparado

Todo preparado

A mis compañeros del Trail Villena, por todos los ánimos durante la carrera, tanto vía whats app (los leí después) como con sus gritos en el kilómetro 24. A todos los compañeros de promoción de FCAFE que estaban en el público y dieron sus ánimos para que pudiera conseguirlo. A todos los amigos que me gritaron aunque no los pudiera escuchar ni saludar en el momento que lo hicieron (pero sé que a mis piernas sí que les llegaron los ánimos). A toda la gente que estaba en las calles de Valencia gritando y animando sin parar. ¡Qué fácil es venirse arriba en esos momentos!

También a mi entrenador, Vicente, que aunque pensara a principios de año que estoy zumbado por todo lo que quería hacer, él sabía que tenía ese tiempo en mis piernas y así ha sido.

Y lo dicho, una vez dados los agradecimientos, vamos con el post, aunque esta vez va a ser más de “números” que de sentiemientos o emociones, aunque también haya parte de ello.

Muchos kilómetros han pasado desde mi primera maratón en Valencia, el 19 de febrero de 2006 –sí, el de la foto soy yo, jajaja- (3:35) hasta que corrí la segunda (también en Valencia) en el año 2012 (3:02:25). Entre medias, una en París en abril de 2013 (horrible, lesionado y haciendo 3:53) y este pasado mes de febrero en Sevilla (3:23, haciendo de liebre a un compañero y disfrutando mucho).

Maratón Valencia 2006

Maratón Valencia 2006

Maratón Valencia 2012

Maratón Valencia 2012

Maratón París 2013

Maratón París 2013

Maratón Sevilla 2014

Maratón Sevilla 2014

Por lo tanto, ésta ha sido mi 5ª maratón de asfalto (no contaré de montaña o ultras porque me faltan dedos de una mano, jajajaj), y cuando me inscribí a principios de año, simplemente tenía la idea en la cabeza de acabarla disfrutando (entre 3:20-3:25). Quería volver a Valencia a probar otro recorrido nuevo, ya que en las 2 ediciones que he corrido aquí ha sido diferente. No he preparado para nada el asfalto este año 2014, ya que el objetivo principal ha sido el llegar a conseguir los 8 puntos necesarios para poder entrar en el sorteo del Ultra Trail du Mont-Blanc 2015 (que ya están conseguidos y con alguno extra), por lo que he entrenado para distancias largas y en montaña.

Hace 3 semanas corrí la Volta a la Foia, carrera de asfalto de 27’5K y 300+ de desnivel. El tiempo, 1:54, entraba dentro de lo previsto al principio (bajar de 2 horas) y las sensaciones en las piernas fueron muy muy buenas, por lo que en ese momento, decidí que si todo seguía así, las 3 semanas siguientes (ya que tenía la semana pasada el Desafío Aitana-Puig Campana con 40K y 2600+) iba a mentalizar a mis piernas y a mi cabeza para tratar de bajar de esa mítica barrera de las 3 horas.

Algo que me gusta mucho es hacer un análisis/estudio/visualización previo de las carreras: ritmos, tiempos de paso, hora, desniveles, distancias…cosa que en asfalto se reduce mucho más. Cualquier variable que sea objetiva y se pueda medir, me gusta tenerla lo más controlada posible porque ya vendrán los imprevistos propios de las carreras y eso sí que no se puede medir ni controlar. Así que tenía muy claro los tiempos de paso (más bien, tenía muy claro pegarme al globo de 3 horas y dejarme llevar hasta meta sin pensar en nada más): 4’15″/km durante 3 horas.

Y llegó el día D a la hora H. Valencia, 16 de noviembre de 2014. 9 de la mañana. Pistoletazo de salida y allá que vamos. La idea, como hemos comentado antes, era salir pegado al práctico de 3 horas y estar con ese grupo hasta meta para desgastar la cabeza lo menos posible (cosa que en una maratón al final se gasta y mucho, jeje).

Pasamos por debajo del arco de salida y enciendo el reloj. El globo de las 3 horas vuela, nunca mejor dicho, ya que se le escapa al práctico y sube por el cielo de Valencia. Hay mucha gente. No pierdo de vista al grupo de las 3 horas pero de momento tengo que ir tranquilo, ya que no se puede correr cómodo debido a los empujones y algún que otro tropezón de gente por delante (con caídas de varios incluidas). En el reloj decido no poner en la pantalla el ritmo. Creo que es mejor poner el tiempo estimado de llegada en función de la velocidad a la que vamos. Genera mucho menos estrés porque los cambios son más lentos y no es tan inmediato como el ritmo kilómetro a kilómetro.

Van pasando los kilómetros y al grupo lo pillo en el kilómetro 3 aproximadamente. En esos momentos el ritmo estimado de llegada en mi reloj es 2:56-2:57 (que se mantendrá así hasta el kilómetro 38), y digo mi reloj porque el GPS siempre se va unos metros y marca siempre algo de más, por lo que el ritmo del reloj difiere un poco del ritmo real de la prueba.

Del kilómetro 3 al 6-7 me veo muy flojo de piernas (pasamos el kilómetro 5 en 21:42), como si fueran gelatina. Están muy blandas, sin tono muscular (aparentemente). Me cuesta dar las zancadas porque parece que no transmito la suficiente fuerza que debería para ir avanzando, pero prefiero no pensar en eso y dejarme llevar en el grupo. Fruto de no pensar en nada pasamos por el kilómetro 10 en 42:33 (parcial de 20:51 esos 5K), me tomo un gel y parece que las piernas van mejor. Sigo dentro del grupo y voy recuperando sensaciones mientras van cayendo kilómetros muy rápido, casi sin querer. Llegamos a la hora de carrera y casi estamos en el kilómetro 15, pasándolo en 1:03:47 (parcial de 21:14). Voy muy regular y cada vez estoy con más confianza, sabiendo que tengo que aguantar aunque me vea fuerte porque luego se puede pagar en los últimos 3-4 kilómetros.

Maratón Valencia 2014

Maratón Valencia 2014

Llegamos a la media maratón y la pasamos en 1:29:41 (parcial del 15 al 21’1 de 25:54) así que vamos en tiempo de esa barrera de las 3 horas, aunque con poco más de 1 minuto de margen (ya que el tiempo del crono es el oficial, no el real desde que pasamos por el arco de salida). Siguen pasando kilómetros y nos acercamos al punto donde van a estar animando Sandra y los compañeros del Trail Villena, el kilómetro 24’3 aproximadamente. Y ahí es donde me “vengo arriba” y sobre el 23’5 me descuelgo del grupo de las 3 horas y empiezo a rodar unos segundos más rápido por kilómetro, sin mirar el reloj, simplemente por sensaciones. Los ánimos de Sandra y de los compañeros parece que dan sus frutos y me dan un chute de energía para pasar por debajo del arco del kilómetro 25 en 1:46:12 (parcial desde la media maratón de 16:21).

Kilómetro 24'4 aproximadamente

Kilómetro 24’4 aproximadamente

Y de aquí al 30 es donde casi me pasa factura al final. Como he dicho, paso por el arco del 25 con un chute de energía bastante considerable después de los ánimos y empiezo a ir más rápido. No sé cuánto más rápido porque como llevo puesto el tiempo estimado los minutos por kilómetro no lo veo. Sólo sé que el 30 llega muy deprisa y paso en 2:06:54 (20:42) y ahora vienen los kilómetros “duros” ya que además de que nos puede visitar el “tío del mazo”, desde aquí al 35 pica un poco hacia arriba. Prácticamente imperceptible para los ojos pero sí para las piernas. Y es aquí, sobre el 32-33, a la altura del Bioparc, donde el grupo de las 3 horas me pilla y tengo eso 5 segundos de duda que siempre rondan por la cabeza: “joder, ya estamos como hace 2 años”, “¿y ahora qué?”, “¿aguantaré el ritmo?”. Pues todas esas preguntas tuvieron respuesta en esos pocos segundos, ya que decido que si hay que morir, que sea con la cabeza alta, sin dejarme llevar, así que aprieto los dientes (por no decir el culo, jajaaj) y me meto otra vez en el grupo.

Pasamos el avituallamiento del 35 en 2:28:21 (21:27 el parcial del 30 al 35) y parece que las piernas vuelve a estar como toca. Voy descontando kilómetros a meta, 7, 6, vamos que sólo quedan 5…, y mi cabeza haciendo mientras cálculos del margen que tenía para bajar de las 3 horas (que en el kilómetro 37 estaba en torno a 2 minutos).

Casi sin quererlo, empiezo a ir mejor y me despego otra vez del grupo de las 3 horas. Empiezo a adelantar a bastantes corredores. Paso el kilómetro 38, el 39. Sigo adelantando a varios corredores. Nos acercamos a meta y al cauce del río, donde está una marea de gente haciendo un pasillo como los del Tour de Francia a los ciclistas cuando suben un puerto. Dejo atrás el cartel del kilómetro 40 en 2:49:10 (20:51 ha sido este último 5000). Los pelos de punta con toda la gente animando y gritando tu nombre (porque va escrito en el dorsal, jeje).

Cada vez está más cerca el 41 (donde sé que está Sandra esperando para hacer vídeo) y la ansiada meta. Mi cabeza sigue con sus cálculos matemáticos para saber cuánto margen tengo y estoy tranquilo, ya que llevo sobre 2 minutos y sé que no voy a desfallecer en lo que queda de carrera.

Llegando al kilómetro 42

Llegando al kilómetro 42

Paso el 41 y encaro la bajada hacia la meta. Es espectacular lo que grita y anima la gente. Cada vez queda menos y voy tan concentrado que no escucho a varios amigos que me gritan para animarme. Cartel de kilómetro 42 y comienza la pasarela azul. Corriendo sobre el agua los últimos 195 metros. Aquí sí salen lágrimas de emoción, de esfuerzo, de alegría. Sé que lo he conseguido. Veo el reloj al fondo y marca 2:57 largos. Sé que lo tengo y entro en meta con 2:58:04 en el tiempo oficial.

Llegada a meta: 2:57:39

Llegada a meta: 2:57:39

Avituallamiento y a buscar a Sandra. Foto con lo conseguido y mi sorpresa es todavía mayor cuando me llega el mensaje con el tiempo real: ¡2:57:39! Simplemente espectacular. Estoy en una nube (y creo que en estos momentos sigo en ella) y con un muy buen sabor de boca.

Más feliz que una perdiz

Más feliz que una perdiz

Lo que parecía algo muy difícil hace 8 años y medio (cuando corrí la primera vez en Valencia) se ha convertido en realidad el año que “menos” he preparado el asalto a esta mágica barrera de las 3 horas.

La recompensa

La recompensa

Así que sí, como reza el título de este post, Valencia es muy rápida para correr maratones. Del primero (febrero 2006) al segundo (noviembre 2012) bajé mi marca 33 minutos y 10 segundos; y del segundo al del pasado domingo la bajé 4’44”, lo que creo que es mucho más difícil que mejorar del primero al segundo.

Tiempos de paso

Tiempos de paso

Ahora solamente queda disfrutar de este momento y de esa llegada mágica que tiene la Maratón de Valencia. Y sí, #ValenciaEsRunning.

¡Cómo costó conseguir el chaleco!

125 kilómetros para un sueño

IMG_7297Esta crónica igual no es la mejor, o la más larga, seguramente no será la que más pueda emocionar a la gente cuando la lea, pero sinceramente, creo que esta carrera es la mejor que he hecho en este 2014, y eso que esta temporada han salido buenas carreras y magnificas posiciones en algunos momentos del año.

La ilusión de (casi) todo corredor de ultras es poder estar en la salida de la mítica prueba del Ultra Trail del Mont Blanc (168 kilómetros y 9800 metros de desnivel positivo). Para poder estar en esa salida es necesario entrar en sorteo para uno de los dorsales que están disponibles, pero antes de eso, es obligatorio poseer los puntos que la organización exige y que se deben conseguir en diferentes carreras. Y aquí es donde de verdad “empieza” la carrera de este pasado fin de semana en Cazorla.

IMG_7299

Para la última parte de la temporada me faltaba una carrera que otorgará 3 puntos UTMB, así que echando un vistazo al calendario, me decidí a correr la primera edición del Ultra Trail Bosques del Sur. Una prueba de 125 kilómetros y 4000 metros de desnivel positivo que tenía su salida y llegada en Cazorla y discurría en su totalidad por el Parque Natural de la Sierra de Cazorla, Segura y las Villas.

La salida tenía lugar a las 9 de la mañana del sábado 27 de septiembre. Ahí comenzaba una aventura que iba a durar 19 horas y 31 minutos.

Justo antes de la salida con Juanma, Javi Bernabeu y los compañeros del CXM Valencia (Marcel y Javi)

Justo antes de la salida con Juanma, Javi Bernabeu y los compañeros del CXM Valencia (Marcel y Javi)

La estrategia de carrera esta vez, todavía era más clara: acabar sí o sí (nos daban de limite 29 horas) y conseguir esos 3 ansiados puntos.

Decido salir muy tranquilo al final del grupo. Los primeros kilómetros discurren por Cazorla, remontando el río para afrontar la primera subida de unos 10 kilómetros y 1000 metros positivos. Es momento de ir encontrando el ritmo y así hago. Voy subiendo cómodo. Sin que me adelante mucha gente y pasando a varias personas. Poco a poco van pasado los kilómetros y coronamos el pico. Llego con fuerzas arriba. Mucho viento y algo de frío pero es momento de correr en la bajada. Es una senda estrecha, no demasiado técnica pero si corres se puede adelantar a gente que va con más “cuidado”. Voy pasando corredores y ya estamos casi en el primer avituallamiento, en el Parador Nacional de Cazorla, kilómetro casi 17. El tiempo es justo el que tenía como referencia para bajar de 20 horas, que es el tiempo objetivo de la carrera.

DCIM100GOPRO

Comemos algo y seguimos por una pista bajando. Aquí se puede correr por lo que decido ir descontando kilómetros rápido y sigo adelantando a algún corredor. Ya vamos camino del segundo avituallamiento que esta sobre el kilómetro 33. Vamos ya subiendo por una pista. Es una subida larga y tendida con algún descansillo que permite trotar. Así será hasta el avituallamiento del kilómetro 49.

El cielo esta toda la mañana amenazante y sobre el kilómetro 42-43 empieza a llover. La llegada al avituallamiento se hace larga. Es un sube y baja por una pista muy ancha incomodo para correr.

DCIM100GOPRO

Es en este punto donde encuentro y conozco al que será mi compañero de fatigas hasta el kilómetro 120. Javier Blázquez, un chico de Toledo que hace varios años corrió UTMB en 38 horas y Transgrancanaria en 19. Muy agradable, entablamos conversación y vamos trotando. Vamos por un valle camino del kilómetro 63, donde tenemos el punto de cambio de ropa, que nos vendrá muy bien con el agua que está cayendo y el frío y viento que hace. Van pasando los kilómetros y cada vez estamos más mojados. Por fin se ve el refugio.

A la entrada del avituallamiento hay control de material obligatorio. Me piden el frontal y las mallas largas y se las enseño. Paso dentro y a comer algo y cambiarse que la ropa está muy mojada y va a venir bien poner ropa seca. Pasamos unos 40’ entre el cambio de ropa y reponer unas pocas fuerzas y seguimos. Hemos llegado en 8 horas 40 minutos, así que las previsiones para bajar de 20 horas siguen intactas.

Iniciamos ahora la parte “más cómoda” de la carrera, hasta el kilómetro 81 (próximo avituallamiento). Es una zona que empieza con unos 7-8 kilómetros de bajada rápida por senda estrecha, muy bonita, entre árboles. Se puede correr mucho por lo que decidimos lanzarnos rápido hacia abajo. En el descenso adelantamos a unos 4-5 corredores. El descenso termina en una pista ancha, que pica para abajo y por la que se puede correr muy cómodos a 5’ o 5’15”/km. Van pasando los kilómetros y seguimos pillando a algunos corredores. Este tramo es el que más rápido pasa y llegamos al avituallamiento del kilómetro 81. Toca encender frontales y seguir.

Sobre el kilómetro 75 al acabar el descenso de la senda técnica

Sobre el kilómetro 75 al acabar el descenso de la senda técnica

El siguiente tramo, hasta el próximo control, es un falso llano que pica hacia arriba, muy incómodo de correr y por medio del bosque, sin una senda demasiado clara a veces que nos obliga a poner toda nuestra atención en no perder de vista las balizas que señalizan el recorrido. Pasan los kilómetros poco a poco y cada vez estamos más cerca del control, situado en el kilómetro 92. Es el primer sitio desde que hemos salido de Cazorla en el que consigo tener cobertura y puedo hacer unas llamadas para dejar a la gente tranquila, ya que llevamos 13 horas de carrera y todavía no había podido dar señales de vida. Comemos algo. Bebemos un poco de caldo y nos preparamos para afrontar la parte más complicada de la carrera.

Los últimos 33 kilómetros, con los primeros 11 subiendo hacia arriba por una pista interminable, empiezan a ser duros. El primer tramo de esa subida es por una senda con mucha pendiente, algún tramo corto que casi te hace poner las manos en el suelo para seguir subiendo. Una vez termina la senda, ya entramos en la pista que no deja de subir hasta pasado el kilómetro 102. Nuestro ritmo es bueno, hemos adelantado a otro par de corredores, pero a mitad de subida me noto algo vacío, así que le digo a Javier que tengo que parar un momento a comer algo y tomar un gel (creo que fue la mejor decisión de la carrera).

Un poco de pastel de chocolate y un gel con cafeína. Esa combinación parece que me da la vida y a los 3 minutos estoy como nuevo y seguimos con nuestro ritmo constante hacia arriba. Los kilómetros pasan despacio, pero cada vez estamos más cerca de meta, y justo en un momento, casi sin quererlo, vemos el cartel del kilómetro 100. Ahora “sólo” nos quedan 25, pero parece que ya no es nada.

Acabamos la subida por la pista en el kilómetro 104 y empezamos el descenso hasta el avituallamiento, situado en el 108. Llegamos y pregunto en qué posición estamos. Nos dicen que somos el 47 y 48. Es una posición muy buena dado las circunstancias que hemos tenido en algunos momentos de carrera. En ese momento llevamos algo más de 16 horas y medida de carrera y por delante solamente nos quedan 17 kilómetros (aunque todavía no sabíamos lo duros que se nos iban a hacer).

Hemos comido algo. Hemos bebido un poco de coca-cola y seguimos con nuestra marcha. Los primeros kilómetros después del avituallamiento discurren por una senda estrecha, con mucha rama suelta y después un falso llano hacia abajo con muchas piedras sueltas y algún salto que hace complicado el llevar un ritmo constante y cómodo.

Nos quedan 3 subidas más o menos “importantes”. La primera es cómoda, se hace corta y la bajada no es demasiado técnica, aunque desde la salida, es el tramo más complicado que hemos tenido que afrontar. Esa bajada nos llevará hasta el pie de la penúltima subida, en el kilómetro 116. Una subida interminable, muy pronunciada, en zigzag, que todavía es más dura después de todos los kilómetros y horas que llevamos en las piernas.

Pensábamos que la subida iba a ser lo más duro que nos quedaba en la carrera, pero no. La bajada fue muy complicada. Muy técnica. De noche. Con más de 18 horas en las piernas. Casi 120 kilómetros. Javi veo que empieza a sufrir en la bajada y me dice que si yo voy mejor que vaya para delante, y le digo que en esta le espero, que no hay problema.

Son 3 kilómetros interminables. Muy complicados. Con pasos estrechos. Muchos saltos. Mucha roca grande, piedras sueltas y complicado de apoyar bien los pies para ir seguro en cada paso. Siempre he creído que para afrontar esas bajadas la confianza es primordial, así que prefiero dejarme llevar un poco más rápido y esperar a Javi al final. Justo cuando acaba la zona más técnica de la carrera y se ve Cazorla ya a tiro de piedra, pasamos el cartel del kilómetro 120. Sólo quedan 5. Media hora para conseguir llegar a meta en menos de 20 horas.

Es en este momento cuando me despego de Javi. Después de tomar una pista de asfalto que creíamos que era el último descenso hasta Cazorla, él ya va cansado y la última subida ya la hago solo. Me veo “fuerte de piernas” (igual era solo mi cabeza que lo creía, jajaja) y decido apretar todo lo que pueda en los menos de 4 kilómetros que quedan entre subida y bajada. Las luces del pueblo casi se pueden tocar.

Termino esa subida y empieza un descenso por senda estrecha, no muy técnica pero sí algo complicada. Mucho giro. Mucha gravilla pero las piernas están respondiendo y puedo correr bien. En las zonas llanas de esa bajada quiero apretar todo lo que pueda. Voy mirando el reloj. Bajar de 20 horas está casi hecho. Los kilómetros no pasan aunque ya estamos pegados al cauce del río, ese río que remontábamos esta mañana para salir de Cazorla y que ahora lo descendemos. La meta ya está muy cerca. Salto, subir el puente, giro, pasar las piedras (resbalarse en una de ellas y caer de pie al río para mojarse entero antes de meta, jeje) y así varias veces hasta que por fin salimos al asfalto. quedan 400 metros.

Es la recta final. Se ven las banderas de publicidad. Se ve la luz de la meta…y ahí está. Bajo las escaleras que entran a las ruinas de Santa María y ¡por fin!, ¡META!

Cruzo y me colocan la medalla. Es un momento de emoción máxima. El sueño que había empezado 19 horas y 31 minutos se ha hecho realidad. Ha costado mucho pero se ha conseguido.

Finisher UTBS 2014 (19:31)

Finisher UTBS 2014 (19:31)

Ha sido la carrera más seria que recuerdo. La carrera que mejor he planteado, que mejor he corrido y (casi) que mejor me he encontrado durante todo el recorrido. Las sensaciones son realmente buenas y la sonrisa creo que me va a durar mucho, mucho tiempo.

Al final, entro en la  en un tiempo de 19 horas 31 minutos y 31 segundos. Objetivo de bajar de 20 horas conseguido.

Desde aquí quiero agradecer a toda la gente que me estuvo apoyando durante la carrera (aunque no pudiera ver los ánimos hasta llegar a meta porque no tenía cobertura), a los que han creído en que sí podía hacerlo. A Sandra por aguantar todo lo que tiene que aguantar cuando salgo a entrenar o voy a competir. A mi familia por estar pendiente en todo momento de cómo me iba. A Vicente porque sé que su ayuda y sus entrenamientos están dando frutos y cada vez me encuentro mejor, y también, a todos los compañeros del Club Trail Villena por estar pendientes de mi evolución y por sus mensajes de ánimo y felicitación.

¡Cómo costó conseguir el chaleco!

¡Cómo costó conseguir el chaleco!

Una vez más, ¡gracias a todos!

P.D.: Ahora sólo queda esperar que el sorteo del UTMB 2015 nos depare una alegría, si no, volveremos con ilusión a intentarlo en 2016.

125K y 4000+

125K y 4000+

  

Mi deporte es el mejor

Este post no va dedicado a nadie en particular. Por lo menos la intención no es esa. Si alguien se da por aludido y le molesta algo de lo que a partir de estas líneas va a leer quizás debería replantearse ciertas cosas (entre ellas, lo “deportista” que es).

Quede claro que todo lo que escribo a continuación, lo escribo sin coacción alguna y son mis pensamientos, con los que se puede estar de acuerdo o no y debatirlos sin problemas y con coherencia y madurez. Sin fanatismos. Siendo objetivos.

No soy deportista de élite (o PRO, que ahora está de moda llamarlo así) pero tengo amigos que lo son o lo han sido (alguno a un nivel muy alto -nº1 del mundo en su deporte-). No he escrito un libro pero tengo amigos y compañeros que sí lo han hecho. No he salido en programas de deportes en TV pero sí tengo amigos que lo hacen o lo han hecho. He practicado varios deportes (porque el deporte me encanta, de hecho, es mi profesión: enseñar a los adolescentes en secundaria) a un cierto nivel medio-alto en determinados momentos (tenis, pádel, fútbol, fútbol sala) y he vivido ese mundo de alto nivel también, por lo que algo de criterio puedo tener para expresar mi opinión (totalmente subjetiva) sobre el tema que expondré a continuación.

Como decía antes, se aceptan sugerencias, conversaciones, intercambio de opiniones y todo lo que sea constructivo, pero siempre partiendo de una base objetiva y, repito, sin fanatismos.

De unos años a día de hoy, no demasiados (por poner una fecha diremos la Eurocopa que España gana en 2008) parece que la gente hace más cosas o sale a la calle a hacerlas. El fútbol pasó de ser un deporte muy seguido, a copar los espacios de “deportes” en cualquier informativo de TV o en los periódicos deportivos “generalistas”. Ha ido pasando de ser un deporte a ser información “de relleno” sobre tal o cual futbolista.

Yo veo cualquier deporte y me gusta practicar cosas nuevas. Siempre me ha gustado correr y ahora llevo unos años haciéndolo (maratones, medias, 10K, trails, ultras -como la CSP115-…) y disfruto mucho con ello.

A mí me gusta el deporte y lo analizo como tal. Como deporte. No me gusta ir más allá. Pero hay gente para la que su modalidad deportiva es “la mejor y la tuya vale menos”. Hay gente que no ha competido en un deporte en su vida pero se permite el lujo de opinar: “pues eso no es tan duro”, “pues ahí ganan millones y no es difícil hacerlo”, “pues…”. Todo son justificaciones y siempre se acaba igual: el DINERO. El dinero que traen las empresas patrocinadoras. Y el primer señalado en ser “menos deporte” es el fútbol y los futbolistas.

Mi reflexión es sencilla. Un patrocinador busca un retorno para su beneficio personal. Y para que haya retorno tiene que haber seguimiento. Y el fútbol lo siguen millones de personas. Y ahí esta el beneficio.

Es de ser muy demagógico decir que tal o cual deporte lo practican miles de personas y no tiene seguimiento. Señores, que a mí también me fastidia que ciertos deportes no tengan repercusión en las noticias o no se puedan ver en directo en la TV, pero la solución no es “echar la culpa” al fútbol.

Es cultura deportiva y en España es así. No es ni mejor ni peor. Aquí tenemos ciertos deportes que podemos ver más y en directo sin problemas y en Australia seguramente tengan otros.

No defiendo que el fútbol sea el mejor deporte. Pero tampoco los futbolistas tienen la culpa de que se les demonice por hacer su trabajo o cobrar lo que cobran (no creo que en 2ª división cobren igual que lo hacen RM o FCB) porque igual esos jugadores sí generan ese beneficio. Hay deportes que tienen más ganancias (golf, por ejemplo) pero eso igual es otro tema.

Concretando, que cada uno si quiere informarse de los resultados o emisiones de una determinada prueba de un determinado deporte tiene los medios a su disposición para ello en internet, pero por favor, seamos serios y no generalicemos en el tema deportivo.

Conclusión: mi deporte es el mejor, pero acepto que otros deportes también lo sean.

Y desde este momento, quien quiera seguir la conversación tiene la cerveza pagada para hablar largo y tendido sobre este tema y exponer la visión de cada uno.

de robervillena Publicado en General

La victoria moral existe

¿Cómo se empieza una crónica de una carrera de 118 kilómetros y 21 horas? Hay tantas cosas en mi cabeza que quiero expresar que estoy seguro que muchas se quedarán sin ver la luz aunque trataremos de reflejar todo lo que hemos vivido antes, durante y después de la prueba.

perfiles_csp_feb copia

Esto es lo que nos esperaba. 118K y 5500+

No sé qué orden voy a seguir, si va a estar todo ordenado cronológicamente o cómo, pero espero y deseo no dejarme nada por el camino.

En todos los deportes que he practicado (tenis, fútbol, fútbol sala, pádel) siempre me ha gustado ser muy detallista. Siempre he analizado todo al milímetro. Me gusta tener bajo control el máximo de factores posibles (por lo menos aquellos que uno mismo sí puede controlar): climatología, horario, gente… Es mi manera de hacerlo y seguro que no es la mejor pero a mí me funciona y como suele decirse: “si funciona, mejor no tocarlo”.

El año pasado corrí la MiM (63K y 3000 metros de desnivel positivo). Hasta hace poco fue la carrera más larga en cuanto a distancia y duración a la que me había enfrentado (llegué a meta en 9 horas y 41 minutos). Estando en la línea de salida con mi dorsal con fondo rojo, veía a los demás corredores. Veía a más “compañeros” de MiM y también a los “locos” del dorsal verde que se iban a enfrentar a 118 kilómetros y 5500 metros de desnivel positivo. Justo en ese momento, mirando a mi alrededor, me propuse que al año siguiente, es decir, en 2014, yo sería uno de esos locos que iban a estar más de 20 horas corriendo (la mayoría, no los que ganan, por supuesto, jeje).

penyagolosa2013-1301_81

MiM 2013

Como he dicho, corrí la MiM y la acabé. Y terminé con unas sensaciones muy buenas, tan buenas que en cuanto crucé la meta ya estaba deseando que llegara ese momento de volver a estar en la línea de salida, pero esta vez con el dorsal verde…

Y ya ha llegado el fin de semana esperado desde hacía 365 días. Ya está aquí el fin de semana de la CSP115 que además, este año es el segundo consecutivo que también es Campeonato de España de Ultra Trail, y claro, los “locos” del Trail Villena no podíamos faltar a la cita.

Salíamos para Castellón el viernes por la tarde los 4 compañeros que íbamos a disputar la CSP115 (Seba, Emilio, Iván y yo) y José María, que iba a correr la MiM.

En el coche vamos comentando aspectos de la carrera. Les digo que yo tengo de referencia los tiempos de paso de la MiM del año anterior y quiero llevar el mismo ritmo en la CSP (para el doble de distancia!!). Llegamos a Castellón, recogemos el dorsal y a cenar pasta para llenar el estómago de cara a la mañana siguiente (bueno, y tarde y noche también, jaja).

Pulseras 2014

Pulseras 2014

Una vez llegamos al hotel cada uno a su habitación. Momento de dejar todo listo y dormir un rato. Es en estos momentos, una vez está todo preparado, las luces apagadas y está uno metido en la cama cuando llegan todas las dudas de golpe. Cuando estando tumbado aparecen dolores y molestias que no tienes cuando vas corriendo. Cuando la cabeza da vueltas y te dice si estarás preparado, si te volverá a doler esa “cintilla” que te ha estado fastidiando las últimas 2 semanas. Si el accidente de coche que tuviste justo hace dos meses te pasará factura al no haber podido entrenar todo lo que debías. Si volverá a pasar lo mismo que en el último entrenamiento largo y tendrás que dejarlo.

Todo eso rondaba por mi cabeza las horas previas a tener que levantarme. Todo rondaba por mi cabeza pero yo sabía que estaba allí para acabar. Y para acabar de manera digna y bien, no para llegar arrastrándome y sin haber disfrutado. Podía tener dudas de si mis piernas iban a aguantar la distancia y el tiempo de carrera más largo al que me iba a enfrentar, pero de lo que no tenía duda alguna era que mi cabeza estaba al 110% y me iba a llevar hasta la meta sí o sí.

Dorsal mágico

Dorsal mágico

3:55 de la madrugada del viernes al sábado. Suena el despertador y nos levantamos para vestirnos, desayunar y recoger las cosas para salir hacia la Universitat Jaume I, que es donde tiene lugar la salida.

Allí que llegamos los 5 (José María, Iván, Seba, Emilio y yo) y cada uno deja las bolsas de ropa que recogeremos luego en el avituallamiento del kilómetro 70 y en meta para poder cambiarnos al llegar.

Momentos pre salida

Momentos pre salida

Son las 5 y poco de la mañana y pasamos el control de salida. Me piden varias cosas del material obligatorio y ya estamos dentro, en la pista de atletismo de la universidad. Es momento de nervios controlados, de risas, de fotos para inmortalizar ese momento previo a la salida. De coincidir con otros compañeros y amigos y hacer fotos con ellos. Es un momento distendido y relajado, sentados en el tartán de la pista esperando a que se acerque la hora de salida.

Con Jose María esperando para salir

Con Jose María esperando para salir

Cada vez hay más gente. La pista se va llenando y ya queda muy poco para darse la salida. No sé por qué nos vamos a un cajón que pone sub 23 horas (madre mía, si sólo de leerlo ya duele a las piernas, jajaja) y allí que nos quedamos. Últimos ánimos a los compañeros deseando suerte y una buena carrera y…SALIDA!!!

Selfie Trail Villena

Selfie Trail Villena

Primeros pasos andando y cruzamos el arco de salida y el chip pita. Ahora sí que empiezan los 118 kilómetros. Empezamos corriendo por los 300 metros de la pista de atletismo hasta salir fuera del recinto de la universidad. En estos momentos José María, que corre la MiM, ya va muy por delante; así como Iván, que aunque corre nuestra carrera sabemos que va a hacer un muy buen tiempo.

Momentos pre salida

Algo más detrás y tranquilos vamos Emilio, Seba y yo. Dando las primeras zancadas y dejando que las piernas se activen poco a poco. No hemos hablado nada de ritmos, nada de ir juntos ni hacer la carrera de una manera u otra, pero como siempre pasa, se hace una “selección natural” y así, sin casi darnos cuenta, Emilio ya va por delante de nosotros alejándose poco a poco. Le pregunto a Seba si va a apretar más o va a ir a este ritmo cómodo y me contesta que sí, que quiere ir así. En ese momento le digo que vale, que vamos así, y se produce un momento de esos que a veces es difícil explicar con palabras, pero que sólo con la mirada te entiendes perfectamente y los dos nos ponemos de acuerdo para correr juntos.

Y es aquí donde de verdad empieza la crónica de la carrera en sí, con parciales, tiempos, kilómetros y demás cosas que ya suenan a todo el mundo que corre, jaja.

Una vez hemos salido de la universidad, vamos hacia las urbanizaciones de las afueras de Castellón. En esos momentos, en esos 2-3 kilómetros previos a la primera subida, mi cabeza y mi cuerpo tienen muchas dudas. Le digo a Seba que me noto muy flojo, que voy como flotando y las sensaciones son raras. No sé si es falta de energía o que tengo demasiada acumulada dentro y necesito sacarla.

Subiendo La Pedra de Borriol con Seba

Subiendo La Pedra de Borriol con Seba

Llegamos a la primera subida donde hay una bifurcación para llegar hasta arriba de la cantera. El año pasado elegí la parte derecha de ese cruce (los dos salen al mismo sitio, es para evitar un tapón muy grande) y era una senda no muy larga pero durilla, de las que te dejan ya el aviso en las piernas que la carrera ha empezado. Este año elegimos la parte izquierda y resultó mejor ya que fue más suave y algo más corta.

Ya estábamos en la cantera y empezaba a amanecer. En estos momentos hay que tener mucha cabeza para no dejarte llevar por el ritmo de la gente que corre la MiM puesto que los primeros kilómetros son muy correderos y luego se puede pagar muy caro.

El primer avituallamiento es en La Pedra de Borriol (km. 13’9), después de una subida dura que ya deja las piernas calientes del todo para empezar la carrera de verdad. Nuestra referencia de paso (con los tiempos que tenía de la MiM 2013) en ese primer control eran las 8:00 (a las 2 horas de carrera). Pasábamos a las 8:01 en la posición 339 de la general, así que de momento, cumplíamos el tiempo previsto de manera muy ajustada.

Desde ese punto de avituallamiento hasta el siguiente (La Bassa, km. 25’2) es un terreno favorable, que permite rodar cómodos y seguir avanzando kilómetros y descontando poco a poco de esos 118 totales. Pasábamos por allí a las 9:28 (tras 3 horas y 27 minutos de carrera), 10’ más de lo que teníamos marcado como referencia, y lo hacíamos en la posición 326.

El perfil de la carrera sigue siendo favorable para ir rodando cómodos y pasando kilómetros hasta llegar al gran avituallamiento de Les Useres (km. 33’9) donde podríamos comer algo sólido y parar unos segundos antes de seguir la marcha. En estos momentos eran las 10:45 de la mañana y estábamos en la posición 314 (aunque el tiempo de referencia se nos había ido unos 20’). Cogemos un bocata y salimos del pueblo andando mientras vamos comiendo, ya que ahora viene una buena subida y tenemos que reponer fuerzas. Esta subida la hacemos a un ritmo constante y bueno y cada vez nos vamos encontrando mejor, pudiendo apretar bastante en una bajada larga y algo técnica, recuperando tiempo y adelantando varias posiciones para llegar a Les Torrocelles (km. 43’5) a las 12:25 del mediodía (5’ antes de lo planeado) y en la posición 275.

Km. 43'5

Km. 43’5. Sant Miquel de Torrocelles

Pequeño descanso y aquí es donde empieza de verdad la CSP. En estos momentos todavía corríamos rodeados de mucha gente, ya que hasta ese punto coinciden las dos carreras (tanto la MiM como la CSP), pero ahora, al producirse el desvío, prácticamente nos quedábamos corriendo solos.

Hasta el kilómetro 55 aproximadamente se podía rodar tranquilo y de manera cómoda, pero una vez llegados a este punto, los siguientes 30 kilómetros iban a ser muy muy duros, sobre todo la subida hacia Benafigos (km. 61), llamada “el muro”.

Antes de empezar la subida a "El Muro"

Antes de empezar la subida a “El Muro”

Seba y yo íbamos a un ritmo constante y afrontamos la subida con cabeza, poco a poco fuimos subiendo y subiendo y subiendo (parecía que nunca iba a terminar) y conseguimos llegar hasta el avituallamiento de Benafigos, donde nos esperaba un plato de paella que a mí me duró menos de 40 segundos. Una parada rápida para avituallar y comer algo sólido y a seguir. En estos momentos eran las 15:33 de la tarde (llevábamos 9 horas y 33 minutos de carrera) y estábamos en la posición 263.

Salimos de Benafigos y comenzamos el descenso hacia el río. Un descenso técnico y bonito, bajando hacia el barranco. El siguiente avituallamiento era Culla, pero antes de llegar, debíamos subir la “Penya Calva”. Una subida muy larga y dura. Una subida de las que miras para arriba y no ves nada más que senda que nunca acaba. Nuestro ritmo seguía siendo muy constante y poco a poco íbamos adelantando a otros corredores en la subida. Nos encontrábamos bien y cuando suavizaba un poco y podíamos trotar, lo hacíamos. Y esa “Penya Calva” que parecía que nunca iba a terminar, por fin acababa y al fondo se divisaba Culla. Allí estaba el avituallamiento sólido y era el punto de cambio de ropa, donde la bolsa que habíamos dejado a las 5 de la mañana en el camión nos esperaba para cambiarnos. Entrábamos al avituallamiento a las 18:28 (con 12 horas y media de carrera) en la posición 207. Fue uno de los tramos más duros de la carrera con 11’2 kilómetros y 921 metros positivos (desde Benafigos hasta Culla).

En Penya Calva (subiendo hacia Culla)

En Penya Calva (subiendo hacia Culla)

En Culla coincidimos con Emilio y nos comentó que le molestaba un poco la rodilla, que se le había ido el pie en una de las bajadas y le dolía. Él ya salía del avituallamiento cuando nosotros llegábamos. Seba sí decidió cambiar algo de ropa, pero yo me encontraba bien y preferí seguir con todo lo que llevaba desde el principio.

En esos momentos, ese avituallamiento era la máxima distancia que había corrido nunca (70 kilómetros) y el mayor tiempo que había estado en carrera (12h30’, superando en 2 horas y media lo máximo que había hecho nunca).

Salimos de Culla y nos esperaban unos kilómetros de bajada hasta el río. Una bajada rápida y como muchas, algo técnica, pero que permitía correr bien y dejarse llevar para soltar las piernas.

En la bajada fuimos adelantando a gente, entre ellos Emilio, que iba sufriendo con la rodilla hinchada y al que Seba le dejó sus bastones para ver si así podía ir más cómodo hasta el final de carrera. Nos despedimos de él y nosotros seguimos a nuestra marcha. En un control intermedio, los voluntarios nos dijeron que estábamos el 180. Entre risas y sonrisas, Seba y yo nos miramos y dijimos: “Pues hacer top 150 no estaría mal”. Llegamos al río y ahí comenzaba otra larga subida. Una subida tendida que se pegaba a las piernas. Llegamos en el kilómetro 80 a un avituallamiento líquido y justo eran las 8 de la tarde, así que en ese momento nos enteramos que el Atlético de Madrid era campeón de liga, jeje. Nosotros seguíamos con nuestro ritmo en dirección al siguiente avituallamiento sólido, que estaba en Vistabella, en el kilómetro 91.

Se iba escondiendo el sol y la temperatura se notaba como iba descendiendo. La zona por la que íbamos permitía llevar un ritmo trotón, ir avanzando kilómetros antes que se hiciera de noche y tener que encender los frontales. Vistabella aparecía al fondo y allí nos esperaban macarrones con atún y coca-cola. Bajo los aplausos de los voluntarios entrábamos en el avituallamiento a las 21:36 de la noche y en la posición 170 (15 horas y 35 minutos de carrera).

Como ya hacía frío tocaba poner la camiseta térmica de manga larga y el cortavientos, además de encender el frontal y colocar la luz roja de posición detrás. Salíamos de Vistabella en dirección a Xodos. Algo de subida por una pista ancha y cómoda y después, una bajada por senda técnica (que por la noche y con frontal todavía se hace más técnica si cabe) hasta Xodos (km. 101’3) donde comimos un bocata, tomamos un gel y vimos que ya nos quedaba muy poquito para cumplir nuestro sueño. Eran las 23:15 de la noche y estábamos en la posición 160 de la general tras casi 18 horas de carrera.

Hasta ese momento íbamos muy bien (tanto de tiempo de carrera como físicamente), pero en algún momento debía llegar el “tío del mazo” y así fue. Esos últimos 15 kilómetros de subida (luego quedaban 3 de bajada hasta meta) fueron lo más duro de la carrera. Ya no por desnivel (que también era una subida dura), si no por el mazazo físico y pajarón que nos llegó a ambos casi al mismo tiempo y por igual. El ritmo lo bajamos un poco, fuimos subiendo de manera constante aunque algo más despacio (siempre nos queda el consuelo que había alguno peor que nosotros, ya que fuimos adelantando a gente, jeje). Del kilómetro 105 al 110 se hizo muy duro, pero nos recuperamos algo y volvimos a marcar el ritmo constante que habíamos tenido durante toda la carrera.

Ya quedaban pocos kilómetros. Algo de pista para rodar, alguna bajada con ramas y raíces, unas subidas que en esos momentos parecían interminables y verdaderas paredes verticales…y por fin vemos el cartel del kilómetro 115. ¡¡Sólo quedan 3!!. Miro el reloj y veo que marca las 2:32 de la madrugada. Nos quedan 28 minutos para poder bajar de las 21 horas de carrera. Vamos rodando hacia abajo, pero claro, como siempre hay sorpresas, no todo es por pista y fácil. Hay todavía alguna subida. Algún tramo complicado donde no se puede correr demasiado. Esa última media hora fue la que más rápido pasó de toda la carrera. Sin hablar con Seba (escuchaba sus pasos detrás de mí) iba corriendo todo lo que podía cuando se podía. No sabía cuánto quedaba. Parecía que los kilómetros eran millas. No se veía ninguna luz de meta. No se escuchaba ningún ruido de megafonía. Los minutos en el reloj seguían pasando. 2:52, 2:54, 2:56…y cada vez apretando más el ritmo. Era imposible que no llegara la meta, no podíamos ir tan lentos. Mi sensación era que íbamos más rápido que cuando hago series de 200 (jajajaaj, tengo que mirar el ritmo de esos últimos metros para comprobarlo, jeje) y no avanzábamos. 2:58 y por fin vemos la luz del arco de meta. Último giro y entrábamos en la alfombra roja de la llegada.

Nos dimos la mano y levantando los brazos pasábamos bajo el arco de meta en 20 horas y 58 minutos, en la posición 151 de la general, a las 2:58 de la madrugada. 

En la meta con Seba

En la meta con Seba

¡Meta!

¡Meta!

Las mejores horas de mi vida deportiva. El mayor reto de mi vida deportiva. Y sí, llegué a meta 9 horas y media después del ganador. Después del ganador del trofeo porque como dice el título del post: La victoria moral existe y yo soy el ganador.

No saltaron lágrimas de alegría. Creo que no saltaron lágrimas de alegría porque me pasé tan concentrado las 21 horas sabiendo que iba a llegar que fue como: “ves Roberto, ya estás aquí, sabías que lo ibas a conseguir”. A día de hoy, 4 días después de la carrera, todavía sigo en una nube. Me siento muy feliz. Y es una sensación que nadie me va a quitar.

Foto 18-05-14 12 54 53

Desde estas líneas (y espero que hayáis llegado hasta aquí leyendo) quiero dar las gracias a mi compañero de “viaje”. Seba, ha sido un honor y un placer poder compartir esta aventura a tu lado. Una unión, que como él dijo el otro día, “hasta en los silencios nos entendíamos”.

Ha sido genial el poder correr y disfrutar. Sí. Disfrutar de los 118 kilómetros y 5500 metros de desnivel positivo de esta carrera. Y sí, oficialmente soy el 151 del Campeonato de España de Ultra Trail 2014.

Solamente dar las gracias (aunque ya lo hice por las redes sociales) a todos los que en algún momento estuvísteis pendientes de nuestra carrera. A mi entrenador, a mi familia, a los amigos, a los compañeros del Trail Villena, a mi mujer, a la organización, a los voluntarios y sobre todo, a mi cabeza y a mis piernas, porque sin ellas no habría conseguido llegar hasta la meta.

Ahora sí puedo decir que soy Ultra Runner.

 

*Todo es mental*

 

Medio maratón de Villa de Madrid 2014 (con los @Drinkingrunners)

Este pasado fin de semana (6 de abril) se disputaba en Madrid otra edición de la que en 2013 fue considerada mejor media maratón de España, el Medio maratón Villa de Madrid.

Desde que acabé la Maratón de Sevilla el 23 de febrero, tenía muchas ganas de correr esta carrera ya que iba a poder ver de nuevo a todos y cada uno de los miembros de los @drinkingrunners y a más compañeros y saludarlos otra vez (Alberto, Pablo –OHL-, Bernal, Pintos, Alberto fisio, Óscar, Amalia, Berta, Iri, Alma y muchos más), y también ver a varios de los “locos” que en julio estaremos corriendo los 100 kilómetros solidarios de la Intermón Oxfam Trailwalker en la sierra de Madrid (Ullé, Chema, Laura, David, Lucas…).

El  viernes por la tarde llegaba a las 17:18 puntual en el AVE a la estación de Atocha y allí estaba Emilio (@eltioemil) esperando para coger el metro hasta la Casa de Campo y recoger el dorsal en la feria del corredor.

Puntuales como los relojes suizos, entrábamos por la puerta de la Feria a las 18:10 ya que allí habíamos quedado con Alma y algún compañero más para recoger el dorsal y después tomar unas cañas (¡¡qué excusa más buena lo de recoger el dorsal para poder tomar cañas después, jaja!!).

Foto 05-04-14 12 58 35

Una vez recogido el dorsal y la bolsa del corredor (con sus correspondientes bricks de caldo Aneto -nunca falla-) con la camiseta (verde este año), tocaba hacer recorrido por los stands de la feria y en uno de ellos coincidimos con Chema Martínez (sí, el subcampeón de Europa de maratón y ahora inmerso en la aventura de los 4 Deserts) y cómo no, nos hicimos la foto de rigor (pedazo de fotógrafa que es Alma, jeje). También vimos a otra famosa que corría la carrera, Cristina Pedroche. Le deseeamos suerte y nosotros a lo nuestro, que era ir a por unas cañas y así fue. Allí que nos fuimos Lucas, Ron, Alma, Emilio y yo para hablar e intercambiar impresiones de muchas cosas y pasar un buen rato antes de despedirnos.

Con Chema Martínez

Con Chema Martínez

De cañas post feria del corredor

De cañas post feria del corredor

El sábado transcurrió muy normal. Un poco de turisteo por Madrid, que nunca viene mal, estirar las piernas andando visita a la tienda de Alma y por la noche cena con ella y Lucas por el barrio de La Latina. Risas, charlas sobre carreras. Locuras varias. Más risas. Cerveza rusa. Risas. Cerveza ucraniana y después…caipiriñas!!! (bueno, en este caso ron con cola, jajaja). Nos despedimos hasta el día siguiente, el día importante, el día de la carrera.

Y ahí está el domingo. Esta vez no toca madrugar mucho (cosa que se agradece) ya que la carrera empieza a las 9:15 (aunque hemos quedado con los Drinkingrunners a las 8:45 en el Retiro para saludarnos y hacernos fotos). Salimos de casa de Emilio y vamos trotando (son unos 2 kilómetros) tranquilamente para calentar. Llegamos bien de hora y ya vemos la cantidad inmensa de gente que está entrando al parque (al final toman la salida 20500 personas) y nos dirigimos al punto de “encuentro” donde no encontramos a ningún Drinking, menos mal que aparecen por la lejanía Óscar y Amalia que también están buscando al resto y entre todos al final nos encontramos.

Con Emilio

Con Emilio

Saludos a todo el mundo y fotos de rigor antes de empezar la carrera. Fotos de los Drinking, fotos del megáfono, foto con Alma (ella lleva también su GoPro, así que la foto es doble😉 jeje), foto con Emilio y fotos en general al gran ambiente que se respira en esa zona de la salida, con el globo propio de los Drinking.

Con Alma

Con Alma

En el aniversario de "El Megáfono"

En el aniversario de “El Megáfono”

 

Círculo de motivación de los Drinking Runners, como antes de cada salida de cada carrera y empezamos a andar.

Sí, a andar porque estamos casi al final, y hasta 50 metros antes de la línea de salida no podemos correr, aunque eso es lo de menos.

Grandísima salida con todos (momento inmortalizado con la GoPro) y empezamos la carrera.

Vamos muy tranquilos, todos en grupo animando a la gente que está animando. Animando a la gente que corre, a la que anda, animándose hasta el que anima (grande Alberto Barrantes). Vamos con un ritmo muy muy tranquilo y cómodo (unos 6’/km). Emilio y yo vamos hablando tranquilamente, comentando la carrera. Veo a varias villeneras y las saludo. Los kilómetros van pasando entre gritos y ánimos, entre chistes y canciones.

Foto cortesía de Shin

Foto cortesía de Shin

Cuando llegamos al kilómetro 8 (pasamos en 48 minutos), le digo a Emilio que voy a apretar un poquito, que si quiere venir. Así que decidimos ir hacia delante con un ritmo un poco más rápido hasta Plaza de Castilla y ahí le digo que voy a tirar, que voy a ir por sensaciones y que si quiere venirse pero me dice que prefiere reservar y que va cómodo al ritmo que lleva, así que nos despedimos, nos deseamos suerte y nos emplazamos a saludarnos en la meta al llegar.

Desde aquí (poco antes del km 10) ya corro sin mirar el reloj. Simplemente me apetece disfrutar y dar todo lo que tenga dentro, sin mirar ritmos de kilómetros, sin preocuparme de la marca, correr para disfrutar. Paso el kilómetro 10 en 1 hora. Hay mucha gente, muchísima y en algunos momentos cuesta mantener un ritmo constante al tener que adelantar a tantísimos corredores. Van pasando los kilómetros y el calor va haciendo mella en muchos corredores. Personalmente, no me importa correr con calor, me adapto bien. Voy corriendo sin mirar ni en qué kilómetro estoy ni qué tiempo llevo. Sigo adelantando a mucha gente. Veo el globo de las 2h02′ y lo paso. También el de 1h57′. Vuelvo a ver a gente de Villena y nos saludamos. Sigo adelantando a gente y la meta cada vez está más cerca. Damos la vuelta al Retiro por fuera y ya veo el kiómetro 20. Ahí miro el reloj y veo que llevo algo menos de 1h40′ de carrera. Entramos en el Retiro para los últimos metros, enciendo la GoPro y grabo la llegada.

Una recta de meta muy bonita, larga, con mucho público y donde por fin, en una llegada, puedo ver a Sandra y escuchar gritar mi nombre y darme ánimos (complicado porque en las últimas ha sido imposible jeje). Sigo corriendo y con una sonrisa muy grande cruzo la meta.

El tiempo que marca el reloj de carrera es 1h55’57” (tiempo oficial) pero mi reloj me dice que son casi las 11:15 de la mañana. No sé exactamente qué tiempo he hecho pero sé que he bajado de 1h45′ (el tiempo real de la clasificación marca 1h43’33”) . Justo al cruzar la línea de meta y andar los primeros 5 metros, me encuentro a Alma y Lucas que han entrado justo al mismo tiempo que yo por la otra parte. Nos hacemos una superfoto y hablamos un momento. Sigo andando tranquilamente, viendo mucha gente “jodida” por el calor, en el suelo o pasándolo mal. Muchos sanitarios atendiendo (de las carreras que más gente fastidiada he visto) a esos corredores que lo han dado todo y un poquito más. Recibo la medalla y cojo mi botella de agua y Gatorade para hidratar un poco y al salir de la zona de llegada está Sandra esperando. Le digo que me he encontrado muy bien, sin dolores y nos quedamos allí esperando a Emilio que entra en meta con el grueso de los Drinkingrunners, que no han dejado de animar ni un sólo segundo desde que se ha dado la salida hasta que han llegado a meta.

Con Alma y la liebre oficial de 1h50' Lucas

Con Alma y la liebre oficial de 1h50′ Lucas

En definitiva, gran carrera en muchos sentidos y gran ambiente el vivido a lo largo de toda la mañana en Madrid y en compañía de estos “locos que corren”.

Ya pensando en las próximas carreras y locuras porque la siguiente está cerca: 17 de mayo en Castellón, CSP 115 (118K y D+5540m).

Cuando lo individual se transforma en equipo

…los 4 juntos, con las manos unidas y los brazos levantados, cruzamos la línea de meta después de 10 horas y 5 minutos de carrera.

¿Cómo empezar una crónica de una carrera de 70 kilómetros? Bueno, intentaremos ser breve y hacer un resumen con lo más importante del día para que no sea demasiado tostón el contar las 10 horas de carrera.

Este pasado sábado, varios miembros del Trail Villena nos desplazábamos hasta Moratalla (Murcia) para disputar el “I The North Face Alhárabe Trail Race”, carrera que como hemos dicho, tenía una distancia de 70 kilómetros y 3600 metros de desnivel positivo (7200 metros de desnivel acumulado).

Imagen

Perfil de la carrera que ha marcado el GPS

A priori, la noche de antes, hablando con Emilio en la cena y comentando el tiempo en el que podíamos estar en meta le dije que yo con hacer menos de 12 horas estaba más que contento, así que con esa intención me fui a la cama a descansar para correr a la mañana siguiente.

El despertador sonaba pronto (a las 5 concretamente). Había que desayunar algo y llegar hasta Moratalla ya que hicimos noche en Caravaca de la Cruz. Ropa puesta, bolsa preparada con todos los geles y material obligatorio para la carrera (manta térmica, frontal, cortavientos) y al coche.

Imagen

Llegamos a Moratalla y hace una mañana fría. El cielo está despejado y parece que vamos a pasar calor cuando salga el sol. Después de terminar de preparar la mochila para la carrera llenando las botellas de agua, ultimando los geles que íbamos a llevar y preparando el portadorsal, nos dirigimos Emilio y yo hacia la salida. Unas fotos de rigor y a pasar por el control de material y entrar al corralito. Allí nos reunimos con Pedro y José. Intercambiamos impresiones, pareceres, tiempos previstos y poco a poco llega el momento de la salida. Yo sigo pensando que hacer menos de 12 horas está bien y con esa intención es con la que voy a empezar la carrera.

Imagen

Con Emilio

Imagen

Con Pedro

Imagen

Trail Villena en la salida

7:22 de la mañana del 15 de marzo. Se da la salida y empezamos a descontar kilómetros de esos 70 que nos esperan. Vamos recorriendo el casco viejo de Moratalla en dirección a la primera subida (luego habrá que subirlo otra vez al final) del pico de Los Frailes. Hay 2 kilómetros en los que se puede correr bien, aunque la senda es estrecha, hasta que llegamos a una pista y ya se pone la cosa más hacia arriba. Ahí voy tranquilo, andando, guardando fuerzas. Me pasan José y Pedro. A Emilio ya lo había perdido en los primeros kilómetros. La intención es disfrutar de la carrera, aunque en estos momentos, la subida es bastante dura y se pega mucho a las piernas. Llegamos arriba y empieza una bajada no demasiado técnica. Se puede correr algo en ella y vamos hacia el primer avituallamiento (km. 12 aproximadamente) en Los Álamos. Agua, un gel y a empezar una subida corta.

Imagen

Con Ángel Alberto bajando el pico de Los Frailes

Las piernas van mejor (ya llevamos casi 2 horas de carrera), no están tan pesadas como en la primera subida y en la bajada del segundo pico empiezo a correr más suelto. En el kilómetro 14-15 me pasa Jorge, que en esos momentos iba 4º clasificado de la Sky Maratón (al final terminaría 3º, grandísimo resultado), y decido ir un poco más rápido en la bajada. Legamos al paso de La Escalera. Paso con cuerdas bastante bonito y subimos el pico del mismo nombre. Ya estamos en el segundo avituallamiento, en el km. 23 aproximadamente. Casualidades de las carreras, coincido con un corredor que es de Onil (al que luego ya no veré hasta pasarlo a falta de 400 para la meta) y nos saludamos.

Ahora es zona donde se puede correr, pista que es ancha y permite ir a un ritmo “cómodo” descontando kilómetros. Pasamos un riachuelo y ahí hago la tontería del día. Por no pasarlo rápido pisando lo mínimo con un pie, intento cruzarlo por las piedras para no mojarme…y ¡zas!, resbalón y entero dentro. Solamente pienso en que se seque rápido, que quedan 45 kilómetros y se pueden hacer muy duros si sale alguna ampolla en la planta por llevar mojados los calcetines.

Llegamos al kilómetro 26 y ahí se desvía la carrera. Los de la Sky Maratón a la derecha y los de la Ultra a la izquierda. Son las 11:10 y tengo cobertura, así que nada más empezar la subida, toca una llamada a la radio para hacer el espacio de Tiempo de Deportes en directo en MQR. Resumen de cómo va la carrera y conexión correcta. Seguimos subiendo Las Lomas (km. 28 aprox) para después tener una zona de bajada tendida y pista ancha donde se puede trotar hasta el siguiente avituallamiento, el tercero, situado en Collado Quintero. Hasta ese momento de la carrera, había ido sólo, controlando el ritmo, sin preocuparme prácticamente de mirar el reloj y el tiempo que llevaba, guardando fuerzas porque todavía quedaba más de la mitad de la carrera.

Legando al avituallamiento, me gritan. Son Emilio, Pedro y José que están saliendo de él. Les digo que vayan tirando que ya los pillaré en la subida. Bebo, como y sigo mi camino. La subida es larga, en dirección hacia La Muela. Los pillo sobre el km. 36 y desde ahí hasta el final, fuimos los 4 juntos.

Imagen

Llegando al Pico de La Muela

Pasamos el control del pico de La Muela (km. 38) y comenzamos el largo descenso del pico. Son unos 12 kilómetros entre descenso y llaneo. Vamos los 4 a buen ritmo, hablando, comentando la carrera. Ya se va notando que el sol empieza a calentar y el calor se hace más intenso a medida que vamos acumulando kilómetros en las piernas. Casi sin darnos cuenta (bueno, es una manera de hablar cuando llevas más de 7 horas en las piernas) estamos a 15 kilómetros de la meta. Nos queda la segunda subida al pico de Los Frailes y ya será todo hacia abajo hasta la meta…aunque con alguna sorpresa en esa parte del recorrido.

Empezamos una subida muy pronunciada de algo más de un kilómetro que nos lleva hasta el avituallamiento de Los Asares (km. 59 de carrera) donde una chica muy “amable” nos dice que lo peor ya ha pasado, que esa subida que acabamos de hacer era la más dura que quedaba (¿seguro?). Ahora sólo teníamos un tramo largo de pista ancha y subida tendida…hasta que llega el kilómetro 61 y el recorrido de la carrera nos saca de la pista hacia una senda que no tiene fin y te hace ir casi poniendo las manos en el suelo. Son 2 kilómetros durísimos. Legamos arriba y ya solamente nos quedan 6-7 kilómetros a meta y es “casi” todo hacia abajo.

Imagen

Vistas en la última bajada (km. 63)

ImagenPasamos por el último avituallamiento, bebemos algo de agua y seguimos los 4 hacia abajo. Bajada, bajada y más bajada con un repecho corto que a esas alturas se nos hace más duro casi que la subida anterior. Seguimos bajando y llegamos hasta la carretera. Estamos ya entrando en Moratalla. Último kilómetro sobre el asfalto de camino a meta. Llevamos poco más de 10 horas y casi 70 kilómetros en las piernas, pero todavía nos queda algo de fuerza para encarar los últimos metros con un ritmo alegre, para acabar con buen sabor de boca.

Entramos en la zona vallada, vemos ya el polideportivo. Giro a la izquierda, subida cortita, giro a la derecha y encaramos los últimos 50 metros…

Imagen

En meta. Felices y contentos después de 10 horas

Hemos llegado. Mucho más entero de lo que creía la noche de antes que iba a llegar. Sí, esa noche de antes cuando hablando con Emilio le decía que mi objetivo era hacer 12 horas o algo menos. Ese objetivo que he rebajado en casi 2 horas gracias a los 3 grandes compañeros del club Trail Villena con los que he compartido más de 5 horas de carrera y que para mí, ha sido un auténtico placer y una gozada entrar en meta con ellos.

Imagen

Ahora toca recuperar y encarar la última parte de la preparación de cara a ese objetivo que tenemos en mayo. Esos 118 kilómetros de la CSP 115 que ahora veo mucho más cerca y mucho más factible.

¡A por todas!

*Todo es mental*

Liga de Carreras por Montaña FEMECV 2014

Después de correr y acabar las 3 pruebas que componían el circuito de este año de la Liga de Carreras por Montaña de la Comunidad Valenciana (Monóvar, Almenara y Tavernes de la Valldigna) ya podemos hacer una valoración general de cómo ha ido y cómo nos hemos encontrado.

1ª Prueba: Carrera por Montaña “Serra del Coto” (Monóvar, 26/1/2014)

Después de varios meses sin pisar la montaña (desde la carrera de montaña de Beneixama), y habiendo corrido el día de antes una carrera de 8 kilómetros, llegábamos a Monóvar a empezar la temporada 2014 de carreras de montaña con muchas ganas, ya que estrenábamos club (Trail Villena) y camisetas.

Hasta Monóvar fuimos 14 compañeros del equipo para afrontar los 22 kilómetros y 1200 metros de desnivel positivo de la carrera.

IX Carrera de montaña "Serra del Coto" (26/1/2014)

IX Carrera de montaña “Serra del Coto” (26/1/2014)

Desde el primer kilómetro sabía que iba a sufrir ya que las piernas no me respondían. Muy cansadas, sin fuerza y veía que iba a hacerse duro, aunque no sabía que iba a ser tanto. La primera subida y bajada se hizo a un ritmo bueno, pero justo ahí empezaban los problemas. A partir del kilómetro 8 comenzaba una subida dura y larga y fue lo peor de la carrera. Sufriendo mucho de piernas. Sin fuerzas. Con mareos. Parando cada pocos metros a recuperar. En fin, un calvario absoluto. Solamente deseaba que llegara el kilómetro 18 y empezáramos a bajar hacia la meta.

Al final, pudimos recuperar algunas posiciones en esos últimos 3-4 kilómetros de bajada para llegar en meta con un tiempo de 2h41’10” y el 287 de la clasificación general.

Sensaciones horribles. Únicamente queda entrenar más para afrontar la próxima prueba en Almenara con garantías de sufrir algo menos que en ésta.

2ª Prueba: Carera de Montaña de Almenara (Castellón, 9/2/2014)

La 2ª carrera de la Liga era en la provincia de Castellón, en Almenara. En principio, y según los datos que había en la página web de la carrera, no tenía pinta de ser “tan dura” como la de Monóvar 2 semanas antes ya que en esta ocasión eran 22 kilómetros y 860 metros de desnivel positivo. Hasta ahí todo bien. Justo hasta que empezó la carrera y la “encerrona”.

Subidas contínuas y técnicas. Mucha priedra suelta. Cresteo durante mucha parte de la carera. Bajadas más técnicas que las subidas y poca zona donde poder correr rápido y seguido. Y lo “mejor” de todo, que en el avituallamiento del kilómetro 15 ya llevábamos esos 860+, por lo que sabíamos que iban a salir algunos metros más, ya que había que volver al pueblo.

168_01_013746001

Se hizo dura por el tipo de terreno en el que se desarrolló la prueba (en algunos momentos peligroso y complicado) ya que no permitía coger un ritmo constante, ni en bajada, ni en subida y casi ni en el llano.

Al final salieron 1100+. Lo positivo de esta carrera es que me encontré mucho mejor y pude correr en las poquitas zonas donde se podía hacer, entrando en meta con 2h37’13” y el 187 de la clasificación general.

Llegada carrera Almenara (9/2/2014)

Llegada carrera Almenara (9/2/2014)

A pesar de lo técnico del recorrido, acabé bastante contento porque las piernas respondieron y pude disfrutar de la carrera mucho más que en Monóvar.

3ª Prueba: Carrera por Montaña Tavernes de la Valldigna (Valencia, 2/3/2014)

Después de correr hacía justo 7 días la Maratón de Sevilla (buen entrenamiento de calidad de cara a esta carrera), llegábamos a Tavernes con un objetivo: intentar entrar en el Top 100 de la Clasificación General de la Liga (antes de esta carrera estaba en torno al 110).

La estrategia de carrera la tenía clara desde que vi el perfil de la carrera (con 22 kilómetros y 1200+). Prácticamente todo el desnivel positivo se hacía en los 15 primeros kilómetros, con una zona luego de unos 4-5 kilómetros donde parecía que se podría correr rápido para acabar los últimos 2-3 con una bajada pronunciada hasta meta.

169_00_001154004

El plan era salir conservador, corriendo de menos a más y reservando las piernas en las subidas para poder correr en el “llano”. Pocas veces en montaña me salen las cosas como las planteo en mi cabeza, pero en esta ocasión todo fue justo como yo quería. Subiendo tranquilo, bajando bien y concentrado y justo a partir del kilómetro 14 empezando a correr más rápido y adelantando bastantes posiciones en la parte más cómoda y rápida de la carrera.

Tavernes (Km 11)

Tavernes (Km 11)

Al final, entrada en meta en 2h54’23” y el 147 de la clasificación general. Ahora tocaba esperar la clasificación final de la Liga.

Meta Tavernes

Meta Tavernes

Una carrera en la que me he encontrado muy bien de principio a fin y he sabido correr como yo quería hacerlo. Muy contento con el resultado en carrera, y más aún al ver que en la Clasificación General de la Liga he quedado en el puesto 91 con un tiempo total de 8h13’16” (el 50 de mi categoría), así que el objetivo planteado antes de la carrera (top 100) se ha cumplido más que de sobra.

Clasificación General Liga CxM copia

Ahora a seguir entrenando de cara a los retos que empiezan en muy poco tiempo (Alhárabe Trail Race 70K en 2 semanas y CSP 115 dentro de 2 meses).

*Todo es mental*

Disfrutar corriendo. Correr disfrutando (XXX Maratón de Sevilla)

Pues aunque parezca que he corrido muchas maratones (de asfalto), ésta ha sido solamente la cuarta (aunque la tercera en año y medio) y su gestación ha sido muy parecida a la primera que me decidí a correr, allá por 2006 en Valencia.

En aquella ocasión fue una especie de apuesta-reto con los compañeros de clase de la carrera y en ahora, una conversación por Twitter con el gran Alberto Barrantes (@AlbBarrantes): “-Pues los Drinking Runners vamos a Sevilla a correr, -Pues me apunto”. Y así de fácil fue y además convencí a 2 compañeros y amigos para que vinieran también a Sevilla. Uno que vive en Madrid (aunque al final no pudo por cuestiones personales) y otro que vive en ¡¡Estocolmo!!.

Convencidos todos, solamente quedaba inscribirse a la carrera, que como somos unos ansiosos y desesperados, lo hicimos a finales de septiembre. Vuelos desde Estocolmo, habitación reservada en el hotel y dorsal para la maratón de Sevilla. Es octubre pero ya tenemos ganas de que sea el 23 de febrero.

Y como el tiempo pasa irremediablemente, llega febrero y el fin de semana de la maratón. Maletas, coche y camino de Sevilla donde llegamos el viernes a la hora de cenar. Unas tapas para matar el hambre y al hotel a descansar.

El sábado empieza con algo de turismo (tiene que haber de todo) y por la tarde vamos a la feria del corredor a recoger el dorsal.

Para mí, siempre es un momento especial la recogida del dorsal de una maratón por todos los sentimientos que sabes que lleva detrás (la preparación previa, las dudas que salen en carrera, la satisfacción al cruzar la meta…), pero esta vez, todavía más porque me había puesto de “gala”. Iba con la camiseta que los Drinking Runners (@DrinkingRunners) me enviaron personalizada (gracias de corazón Pablo) con mi nombre de twitter (@robervillena). Llegar al stand para dejar alimentos y colaborar con su proyecto de #kmsXalimentos, enseñar la camiseta y que los allí presentes (Pintos, Bernal, Doc, Oscar, Berta…) corearan mi nombre en ese momento, es algo que no tiene precio, ¡¡sois muy grandes!!

Drinking Runners en la feria del corredor

Drinking Runners en la feria del corredor

Y bueno, después pude ver al “culpable” de que estuviera yo allí para correr. Pude darme un abrazo enorme con el gran Alberto Barrantes. Tuvimos una pequeña conversación y me desveló alguno de los retos que tiene para 2014 y que seguro que le van genial y yo estaré esperando que así sea. También me pude hacer una foto con Alma. Por fin la pude desvirtualizar y le volví a recordar que iba a hacer de liebre para 3h30’, que se uniera, pero dijo que no se veía para hacer eso (ahora que ya sabe y sé su tiempo -3h32’-…estaba para ese tiempo si hubiera querido!!!!).

Imagen

Momento #cuquilips con @AlbBarrantes

Vuelta al hotel para acabar el sábado y durante la cena (con pasta, claro que sí), charla con Adrián para la táctica de carrera (tiempos de paso, ritmo de cada kilómetro, todas esas cosas que hablamos los corredores y que la gente que no corre no entiende y nos mira raro, jeje).

Él ha estado preparando la maratón para hacer 3h30’. De hecho, me comprometí con él que lo llevaría como un reloj suizo para esos 5’/km y que no tuviera que pensar.

Sé que hacer de liebre no es fácil, y menos en una maratón porque en cualquier momento te pueden fallar las fuerzas, pero de cabeza me veía muy bien y ese ritmo, siendo objetivo, lo puedo aguantar sin problemas para llevarlo durante las 3 horas y media que debía durar la carrera.

Pues a lo que vamos, al turrón. Llega el domingo por la mañana. Taxi hasta el estadio, guardarropa para dejar las cosas y cambiarnos y enfilamos el camino hacia la salida donde se produce otro de esos momentos mágicos.

Imagen

Aquí llegaremos en 3h30′

Sin buscarlo, justo vuelvo a coincidir con Alberto. Foto al canto que nos hacen y todos los Drinking Runners coreando de nuevo mi nombre (los pelos como escarpias hicieron que se me pusieran) camino de los cajones de salida.

Allí hacemos las fotos de rigor. Me llevo la GoPro para inmortalizar la carrera desde dentro. Es algo que ya hice en abril pasado en la maratón de París y me gustó mucho tener ese recuerdo. Veo a Pablo (OHL!!!) y por supuesto, toca foto con él. También con Iri. Entramos al cajón. Últimas palabras de Adrián a la cámara antes de perder la sonrisa y tener que perseguirme durante 3h30’…y aquí empieza lo bueno.

9:00h.
Empezamos a correr y pasamos por debajo del arco de salida. Avenida grande. Corriendo desde el metro 0 de la carrera lo cual, se agradece bastante para coger rápido el ritmo.

Vamos avanzando y llegamos al primer kilómetro de carrera donde coincido con Raimundo y le digo que se una, que vamos a 3h30’ y no vamos a ir más rápido. Empiezan a pasar los kilómetros y el ritmo que llevamos es de reloj de precisión suiza. Adrián se encuentra bien y vamos ganando unos segundos al tiempo.

Imagen

Paso por La Maestranza

Pasamos el kilómetro 10 dentro del tiempo estipulado y seguimos corriendo cómodos. Llegamos al kilómetro 15, al 16…pasamos la media maratón 50” por debajo del tiempo de referencia que queríamos y llega el kilómetro 22. Adrián me dice que necesita comer, que va muy flojo de piernas y tiene hambre. Le digo que tiene que aguantar hasta el avituallamiento del 25 que hay comida. El ritmo empieza a bajar lentamente. No es algo preocupante porque tenemos margen, pero tampoco podemos dormirnos demasiado. Veo que Adrián empieza a sufrir. Llegamos al avituallamiento y le cojo un par de trozos de plátano y agua y se los toma. Bajamos un poco el ritmo (en torno a 5’10”/km) y sobre el kilómetro 28 casi 29, nos pasa el globo de las 3h30’.

Ahí es cuando veo que Adri lo está pasando mal. Le miro la cara y la tiene de sufrimiento. Intento animarle, decirle que se quede conmigo hasta el 35 pero sé que va sufriendo y le cuesta porque le duelen las piernas. Me dice que empieza a tener calambres en los cuádriceps y en el 29 le doy una pastilla de sal que llevo. Le digo que aguante hasta el 30 que hay geles pero su cara no mejora. Llegamos al avituallamiento y le cojo un gel para dárselo. En estos momentos, vamos para 3h40’.

Sobre el 30’5 me giro y le pregunto si quiere que me quede con él o llega bien a este ritmo. Me dice que tire para delante así que me dispongo a rodar algo más rápido y justo de repente, aparece a mi lado Alma (@alma_cupcakes). Fotón que nos hicimos y le digo que se venga para 3h30’. No quiere arriesgar así que me despido de los 2 y empiezo a correr.

Imagen

Fotón con @alma_cupcakes en el km. 30

Hasta el kilómetro 30 he ido muy cómodo (no más de 147ppm) y ahora quiero forzarme un poco más a mí mismo. Me pongo a correr más rápido (4’20”-4’30”) y van pasando kilómetros. 31, 32, Parque de Mª Luisa, Plaza de España, Giralda…las piernas me van respondiendo y empiezo a adelantar a mucha mucha gente. Voy muy bien de ritmo, casi sin mirar el reloj. Disfrutando de los ánimos del público, de los niños chocando sus manos, de cada metro recorrido. Cruzamos el río y se ve de lejos el estadio de La Cartuja. Vuelta interminable por el parque del Alamillo y pasamos el kilómetro 41.

Durante ese último kilómetro y 195 metros, se me pasaron muchas cosas por la cabeza. Días de entrenamiento. Días malos de trabajo. Días buenos. Pensar que hacía 14 años, Abel Antón estaba entrando por la misma puerta y lugar por donde iba a entrar yo en unos momentos. Pensar que lo había visto en directo en la tele, levantando los brazos a la entrada del túnel del estadio lanzando besos a la grada…yo no quería perderme ese momento, así que justo antes del túnel, tocaba encender la GoPro y grabar la llegada al estadio.

Vídeo de la entrada al estadio y llegada: http://www.youtube.com/watch?v=HEcnDpw1xn0

Bajada del túnel y entrada en la pista. Esa sensación, por más que intentes explicársela a alguien, nunca llegará a sentir lo que puede sentir un corredor que está justo en ese momento y en ese lugar. Sigo adelantando a gente, corredores que van a cumplir su sueño. Yo no me preocupo de la marca, ni siquiera me había planteado hacer una más allá de las 3h30’ que había hablado con Adrián la noche de antes. Últimos 100 metros, cámara en mano, mirando a la meta. Sonrisa de oreja a oreja…y se acabó.

Entrada a meta. 3h24’10” en tiempo oficial. Satisfacción enorme. Sonrisa gigante. Recogida de medalla. Agua. Coca-cola.

Imagen

Medalla bien merecida. 3h24’10”

Me encuentro muy bien. Es una de las carreras donde más he disfrutado. Donde mejor me he encontrado y donde más gente he saludado mientras iba corriendo.

Y mi compañero Adri, al final se repuso y pudo entrar en 3h39’. Enorme. Bajando más de 15’ su anterior marca.

Imagen

Hijos del running

Simplemente, dar las gracias a todos los que están ahí detrás cuando corro. A los que me apoyan. A los compañeros con los que he compartido metros en carrera y por supuesto, a Sandra por aguantar las veces que me voy a entrenar y los viajes que toca hacer y estar a mi lado en todo momento.

P.D.: ya lo dije en Sevilla y por twitter. Espero ver a tod@s los Drinking Runners el día 6 de abril en el medio maratón de Madrid.

Imagen

Y aquí, los tiempos de paso y demás números de la carrera:

Tiempos de paso y posición

Tiempos de paso y posición

Clasificación Maratón

Clasificación Maratón

*Todo es mental*